Albóndigas de pollo

Ingredientes para 4 personas:

500 gr de carne de pollo picada (o mixta, de pollo y pavo)

2 huevos

1 cebolla

1 puerro (la parte blanca)

1 zanahoria

4 ajos

Perejil

4 cucharadas soperas de pan rallado (rasas)

1 cucharada de harina

Aceite de oliva

Azafrán, colorante o cúrcuma

Comino, pimienta y sal

1 vaso de agua

Vino blanco

Elaboración:

Se baten los huevos con un poco de sal y pimienta, se le añade dos ajos y un buen ramo de perejil, todo muy picadito, así como la carne picada, se mecla todo bien y se reserva.

Se prepara la verdura, todo muy picado, y se reserva.

En la fuente donde hemos puesto la carne, se añade el pan rallado, se mezcla bien y se forman las albondigas del tamaño deseado, se coge una porción con una cuchara y con ayuda de la mano se forman bolitas y se van poniendo en una bandeja.

Se pone aceite en una sartén, de forma que cubra el fondo, que no este muy caliente y se van friendo las albondigas, se van echando a una olla de forma que queden bien holgadas.

En el mismo aceite se rehogan las verduras y se le añade la harina, se le da unas vueltas y se añade el agua, en cuanto comienza a hervir, se  añade la salsa a la olla donde hemos puesto las albondigas, se le pone un chorrito de vino, el colorante, el comino, un poquito de ambos y sal al gusto, mejor poca y a la hora de apartarlas se rectifican si es necesario. A fuengo fuerte y una vez que comiencen a hervir, al minimo. En total 20 min.

Albóndigas con tomate

Ingredientes para 4 personas:

500 gr de carne picada (puede ser de pollo, ternera o ternera y cerdo)

2 huevos

1 cebolla

3 pimientos verdes

1 kg de tomate triturado (natural o de lata)

2 ajos

Perejil

Óregano

3 cucharadas soperas rasas de pan rallado

Aceite de oliva

Pimienta y sal

Vino blanco

Elaboración:

Se baten los huevos con un poco de sal y pimienta, se le añaden dos ajos y un buen ramo de perejil, todo muy picadito, así como la carne picada; se mecla todo bien. Si es posible, se prepara con un poco de antelación para que la carne tome mejor el aliño.

En la fuente donde hemos puesto la carne se añade el pan rallado, se mezcla bien y se forman las albóndigas del tamaño deseado (se coge una porción con una cuchara y, con ayuda de la mano, se forman bolitas y se van poniendo en una bandeja).

Se pone aceite en una sartén, de forma que cubra el fondo (que no esté muy caliente), y se frien los pimientos en trozos medianos, se sacan y se reservan.

En el mismo aceite se fríen las albóndigas y se van echando a una olla, de forma que queden bien holgadas.

A continuación, en el mismo aceite se rehoga la cebolla; cuando comience a estar dorada, se añade el tomate, y cuando comience a hervir, se añade a la olla donde tenemos las albóndigas, así como un poco de óregano, un chorrito de vino y otro de agua (como un dedo de un vaso de agua) y sal al gusto. Se mueve todo bien y se les ponen por encima los pimientos verdes.

Se tapa la olla; cuando comience a hervir se deja al mínimo durante 20 minutos; lo revisamos a mitad de la cocción por su fuese necesario añadir algo de caldo.

Albóndigas con salsa de almendras

Ingredientes:

500 gr de carne picada de ternera (o de ternera y cerdo o de pollo)

75 gr de almendras

2 rebanadas de pan

1 cebolla dulce

2 huevos

2 dientes de ajo

1 cucharada sopera de pan rallado

Perejil

Azafrán molido o en hebra

Harina

Pimienta molida

1 vaso de agua

½ vaso de vino blanco

Aceite de oliva

Sal

Elaboración:

Si compramos las almendras con su piel, las ponemos en un cazo, las cubrimos de agua y las ponemos al fuego; cuando rompa el agua a hervir las apartamos, dejamos que se enfríen un poco, les quitamos la piel y las reservamos.

Por otra parte, le pedimos al carnicero que nos pase la carne dos veces por la máquina, para que quede muy bien picada.

Ponemos en una fuente de cristal los dos huevos, así como el ajo y el perejil muy picaditos, y salpimentamos; lo batimos bien, le añadimos la carne y lo removemos todo bien; lo tapamos y lo metemos en el frigorífico para que la carne tome mejor el aliño (pero también se pueden hacer directamente, si no disponemos de mucho tiempo).

A la hora de hacer las albóndigas, cogemos un poco de la masa con una cuchara y hacemos bolas del tamaño deseado, ponemos en una taza un poco de harina, metemos la albóndiga y, cogiendo la taza por su asa, la movemos bien para que así se enharine la carne y no coja nada más que la harina necesaria; repetimos la operación con cada bola de carne.

En una sartén cubrimos la base con aceite, doramos las rebanadas de pan y, cuando estén listas, las ponemos en el baso de la batidora; por otro lado, doramos las almendras (con cuidado de que no tomen mucho color, porque amargarían) y las ponemos con las rebanadas de pan frito; añadimos el vaso de agua y batimos bien. Reservamos.

En la misma sartén y con el mismo aceite (si vemos que es poco, añadimos algo más), doramos las albóndigas y las vamos poniendo en una cazuela amplia, para que queden holgadas.

Una vez que hemos dorado las albóndigas, rehogamos la cebolla y, antes de que empiece a tomar color, la añadimos a la cazuela; también añadimos el vino y el batido que tenemos reservado.

Le añadimos el azafrán y sal al gusto, movemos bien todo y lo tapamos. Cuando comience a hervir, bajamos a fuego mínimo y lo dejamos 20 minutos, moviéndolo de vez en cuando.

Ya sólo falta que preparéis vuestra guarnición favorita para acompañarlas: patatas fritas, arroz, cuscús, etc… ¡Están muy buenas!

Alitas de pollo aliñadas

Ingredientes:

1 kg y ½ de alitas de pollo

4 dientes de ajo

2 cayenas

1 cucharadita de tomillo

1 cucharadita de romero

1 cucharadita de comino molido

Pimienta molida

Sal

Vino blanco

Aceite de oliva

Elaboración:

Antes de nada, un consejo: es aconsejable prepararlas con antelación para que cojan bien el sabor.

Para ello, se parten las alitas, quitándoles la punta, se lavan muy bien y se ponen a escurrir. Cuando están bien escurridas se aliñan, se les añade las cayenas, el tomillo, el romero, el comino, así como pimienta y sal al gusto. Se remueve todo muy bien y se meten en el frigorífico.

A la hora de prepararlas, se pone aceite de oliva en una sartén amplia, se fríen los ajos en rodajas grandes y se apartan. Con el aceite a buena temperatura se ponen las alitas y se les van dando vueltas; después se les añade un chorrito de vino y se tapan para que se vayan haciendo bien.

Cuando estén doraditas se ponen con un poco de aceite en una bandeja de horno y les añadimos los ajos.

Ponemos el horno/grill a 200 grados y, cuando esté bien caliente, metemos las alitas. En unos diez minutos estarán listas para comer.

Ajoblanco

Ingredientes:

1 l de agua

3 cucharadas soperas de harina de habas

2 o 3 dientes de ajo

200 gr de miga de pan (preferiblemente del día anterior)

Vinagre de manzana

3 cucharadas de aceite de oliva

Sal

Uvas

Elaboración:

El ajoblanco es una sopa que se debe tomar fría. Aunque en mi pueblo es típico hacerlo con harina de habas, ésta se puede sustituir por almendras.

En primer lugar, ponemos en remojo la miga de pan con un poco del agua que vamos a usar. Cuando esté bien empapada, la ponemos en el vaso de la batidora y añadimos los ajos, la harina y el aceite. Batimos bien y ponemos el contenido en una fuente. Después añadimos el resto del agua y le ponemos vinagre y sal al gusto.

Lo metemos en el frigorífico, ya que se toma bien frío, y en el momento de servirlo le podemos añadir unas uvas. ¡En verano está riquísimo!